Desidia

Esquiva,
destructiva y colindante
se presenta esta esfera sarcástica
de desidia pasajera.

Me debora las ganas
y yo le canto
y la mimo,
por que eso hay que hacer
con los que no se sienten
a gusto en este mundo.

Cuidar de ellos.

He buscado maneras,
fórmulas sumergidas
de apaciguamiento
para cada vez
que me visite,
por que volverá a hacerlo,
hasta que dé
con la correcta.

He naufragado con ella,
le he dado mi mano izquierda
y la derecha
y hasta se ha dormido
en mi ombligo,
ese sagrado rincón
donde también
parece descansar mi Ego.

Como en todas las historias
me declino por la guerra
y siempre pierdo,
o me arrastro
y viene un torbellino
y luego huracanes
y tormentas
mucho,
mucho antes de la calma.

Esa falsa calma
que se empeña
en aconsejarme
desquiciantes
métodos de autoayuda
y todo lo reduce
a ignorar.

No me gusta esa idea.

De día y de noche
van brotando
las luces
en la caverna
y vienen
de la estratosfera
y han pasado antes
por andrómeda
y orión.
Ellas
lo comprenden todo
y especulan
calculantes
cúales son
mis probabilidades
de salir airosa
de esta situación.

Georgiana Ursu

Post a Comment